Desde el más profundo de los respetos debo decirle señor Fabra, presidente de la Generalitat Valenciana, que usted ni es fallero ni siente nada por la fiesta por lo tanto no conoce la idiosincrasia de nuestro festejo que desde hace muchísimos años se celebra el día 19, festividad de San José según caiga en el calendario. Para ser riguroso cabe destacar que hace un siglo las fallas se quemaban el día 18.

Y digo esta afirmación porque sino su sorpresivo anuncio de cambio del día de San José al tercer lunes de marzo lo hubiese meditado. Con esta decisión ha atendido las voces de los empresarios, al fín la hostelería y empresas afines han salido con la suya, y no la de los cerca de 100.000 falleros, representados en la Junta Central Fallera, de los que ha pasado olímpicamente.

Señor Fabra le recuerdo que los falleros son los que pagan la fiesta de su bolsillo y dan beneficios a la ciudad sin percibir nada por ello. Llegado a este punto me pregunto: ¿Dónde están ahora las voces de destacados políticos que se quedaban afónicos diciendo, “las fallas serán lo que los falleros quieran “ o “soy tradicional y partidario que las fallas se quemen el día 19 caiga cuando caiga”? ¿Qué dicen ahora? .

¿Qué haremos los falleros? Hace algún tiempo ante otras ingerencias se pensó ¿ y si no plantamos falla? Será una decisión valiente para demostrar que nos vestimos por bajo y que a los falleros no se nos puede ningunear como usted ha hecho.  Señor Fabra le recomiendo que se lea el Art.1 del vigente Reglamento Fallero.

Señor Fabra si su decisión ha sido unilateral y por libre, la verdad  es que ha hecho un flaco favor a nuestra Alcaldesa, Rita Barberá y, sobre todo el concejal de Fiestas, Francisco Lledó que es de su propio partido político y al que ha puesto en una circunstancia muy difícil. ¡Vamos le ha dejado un buen marrón!

A los falleros se nos dio la asamblea de presidentes, soberana para tomar decisiones. Creo que es la hora de que los falleros pongamos lo que hay que poner encima de la mesa y no permitamos más intervencionismo. ¿Qué pasa que somos la última mierda? Pues hay que demostrar que no.

Pero hay más estimado President. En su afán de congraciarse con el empresariado, no sé si existe algún pacto social acordado, llega a lo impensable en un presidente de la Generalitat “ a negarnos la identidad como pueblo” al trasladar una fecha histórica como es el 9 de Octubre, a la 11 de Octubre. Señor Fabra por si no lo sabe el 9 d’Octubre es el día de la Comunidad Valenciana, el día en que los valencianos conmemoramos la entrada triunfal del rey Jaime I en Valencia en el año 1238, el día que recordamos la fundación cristiana del Reino de Valencia,  el día que recordamos los símbolos, las raíces y los sentimientos que nos unen como pueblo. Eso, señor Fabra, simplemente lo viene haciendo el pueblo valenciano desde hace más de 700 años y usted se lo quiere cargar de un plumazo. No, así no.

 

Anuncios