El regreso de Regino Mas tras dos años ausente corrió de boca en boca en el año 1957; no era para menos dado su prestigio y premios ganados y fue la comisión de Convento Jerusalén-Matemático Marzal la que lo logró al firmar con el maestro de maestros el contrato de un monumento fallero, que sería el último del artista, titulado “Sobre ruedas”.

Fotos03

En el catafalco fallero, plantado en 1958, una vez más, Regino Mas, muestra todo su arte y realiza una falla plagada de detalles con una impecable composición que sabe rodear de una efectista ambientación.

¿Quién no recuerda la espectacular carroza del siglo XVIII que coronaba la falla? Un remate histórico que todos llevamos grabado en la mente ya por haberlo contemplado en fotografías o por haber tenido la suerte de verlo in situ. Con este obra, Regino Mas, cerraba un brillante ciclo de trabajos compuesto por 22 primeros premios en Especial, cinco primeros en la sección Primera, seis fallas en la entonces plaza del Caudillo y del Foc, y cinco ninots indultados.

Adjunto una foto más de mi archivo, en la que se muestra una de las escenas, costumbrista, de la falla.

Anuncios