En pleno corazón del centro histórico, sobre todo cuando el paseante enfila la emblemática calle El Miguelete, artería principal desde la plaza de la Reina para llegar hasta la plaza de la Virgen,  se da de bruces con un edificio de planta baja y dos alturas deteriorado, abandonado y con peligro de derrumbe.

2013-01-09 17.04.10

Un edificio que es conocido por la Casa del Relojero, y que he bautizado como el edificio de la vergüenza, no ya por la nefasta imagen que da a los centenares de visitantes que circulan por esa calle, sino porque es una demostración palmaria de falta de voluntad política en ofrecer soluciones. Una edificación que se ignora de forma continuada.

La edificación, que los valencianos conocemos de sobra porque en su planta baja había una cerería y venta de imágenes, está situada a la entrada de la calle El Miguelete, junto a un solar abandonado y vallado con muros de hormigón, por una parte y, por la otra, esquina con la calle Subida del Toledano.

¿Recuerdan solar? En él se levantó un edificio efímero como sede de la exposición de la Luz de las Imágenes cuando ésta se instaló en la Catedral. Finalizada la muestra se derribó y punto pelota.

Por otro lado cabe destacar que mientras el Ayuntamiento quería demoler el edificio y junto con el solar hacer una plaza ajardinada, la Generalitat deseaba rehabilitar la histórica Casa del Relojero. La verdad es que por unos y por otros la casa por barrer.

Sería muy bueno que ambas administraciones llegasen a un acuerdo para dar solución a un edificio que en nada beneficia a nuestra imagen, sobre todo la turística ya que diariamente el edificio en cuestión es fotografiado por numerosos turistas.

Anuncios