En el reducido firmamento de los artistas falleros que brillan con luz propia aparece la figura del laureado Julio Monterrubio. Este año la falla infantil de mi comisión Reino de Valencia-Duque de Calabria más conocida por la Falla del Regne tiene la suerte y el honor de contar con la calidad de su trabajo en una obra que califico de “elegante” y que espero se alce como vencedora en la 1ª Sección; mimbres le sobran para ello.

20140314_122351(0)

Ayer tuve la oportunidad, después de un tiempo, de volver a charlar con el maestro Monterrubio, a pie de falla, con el que tengo el honor de contar con su amistad desde hace muchos años, más exactamente desde 1990 como destacó en nuestra charla. Él mismo recordó una entrevista que le hice a su hijo Julio Sergio, que guarda como oro en paño, cuando ganó el primer premio de Especial en 1991 con una impactante falla para la comisión de Espartero titulada “Carnaval” que tuvo que firmar él mismo al no tener  Julio Sergio la edad necesaria y legal para sancionar un contrato.

Por segundo año el joven Julio Sergio mostró su genialidad al revolucionar el concepto de modelado en planos y formas redondeadas; aspectos que fueron calando en los sectores falleros a partir de ese momento. El año 1991 es muy importante en la historia de las fallas al darse un giro completo a la historia de la plástica.

La charla con Julio Monterrubio nos sirvió para tomar la temperatura, sin ningún tipo de apasionamiento, al momento actual que viven las comisiones y, sobre todo, el colectivo de artistas falleros.

Anuncios