En mi callejear por el corazón de Ciutat Vella, siempre gratificante por las historias que encierra, comprobé como los turistas fotografiaban el imafronte de la iglesia de Santa Catalina, en la parte que da a la Plaza de Lope de Vega; el imafronte es, en arquitectura, la fachada principal que se levanta a los pies de un templo. El paramento opuesto del edificio es la cabecera.

2014-12-26 16.55.50

Pues bien siendo en conjunto interesante, los objetivos se centraban en particular en los llamados arcosilios o capillas sepulcrales, tapiadas; una de ellas está cegada con restos de piezas góticas, entre ellas, fragmentos de una escultura que representa a un obispo y que formaban parte de un tesoro oculto descubierto en las obras de restauración del templo que se iniciaron en el año 2001.

Cabe destacar que las obras de restauración se pudieron llevar a cabo gracias a un convenio de colaboración entre la Generalitat Valenciana y la Fundación Caja de Madrid.

Las obras finalizaron en 2002 y en una de las capillas del templo tuvo lugar la rueda de prensa, a la que tuve la suerte de asistir por LAS PROVINCIAS, de presentación de la obras y visita guiada de las mismas, de la que guardo numerosos apuntes y que gracias a los mismos hoy puedo recordar aspectos de la restauración.

La verdad es que el convenio en cuestión fue un acierto pues lo primero que se atacó, por vía de emergencia, fue la consolidación y restauración de la torre campanario barroca, de la que se desprendían fragmentos de piedra y material de juntas, así como la intervención en las fachadas de la iglesia a la plaza de Lope de Vega y calle de Tapineria.

La restauración de las fachadas tuvo como objetivo recuperar la traza original del imafronte de la iglesia, y, al tiempo, poner en valor todos los revestimientos y elementos arquitectónicos. Fue tal la importancia de los testimonios históricos hallados durante las obras que motivó la creación de una exposición permanente en una capilla sin uso para divulgar los nuevos conocimientos adquiridos sobre el monumento.

Continuaré callejeando…………hay mucho que ver y contar y, sobre todo, sacar del anonimato curiosidades con base histórica, algunas sorprendentes que se le escapan al ciudadano.

 

 

Anuncios