Los festejos que hoy, día 29, organiza la parroquia de San Valero y San Vicente Mártir queda resumidos a una misa solemne en la que se recuerda la figura del arcángel en el mismo día de su festividad.

San-valero-de-Ruzafa-(7)

 

Cabe recordar que en los primeros decenios del siglo XX el festejo era de los más bulliciosos y conocidos en nuestra ciudad, puesto que unida a la obligada misa mayor seguía una procesión por las calles y plazas del barrio de Ruzafa acompañada del disparo de tracas corridas, según calles; todo organizado por la Asociación de San Miguel, la misma que como testimonio de la festividad colocó en la fachada lateral derecha de la parroquia un retablo de cerámica con la imagen del arcángel, fechada en 1943; fiesta importante a la que acudían también las vendedoras del típico porrat.

Vaya po delante que el festejo que anualmente se organizaba era importante. Otro testimonio de su pujanza fue la colocación de una campana con el nombre de San Miguel en el año 1941, sufragada por la propia asociación y apadrinada por Vicente Soler Monfort y Conchita Baixauli Alfonso, según relata el entonces párroco Vicente Mengod, en una breve historia de la parroquia que guardo como una joya, entre otras cosas por haber nacido en Ruzafa y haber sido bautizado en la iglesia de San Valero. En 1941 se repusieron todas las campanas destruidas en la contienda civil. El acto fue todo un acontecimiento y para ello se organizó una cabalga de camiones portadores de las nuevas campanas.

En el interior del templo la imagen de San Miguel Arcángel alanceando al demonio dragón, obra del artista Juan Ibáñez, lo podemos contemplar en el ático del retablo del altar mayor.

 

 

 

Anuncios